domingo, 1 de marzo de 2009

Con el Mundo sobre las Piernas

Me desperté. Abrí ventanas (con vista a un muro).Tomé jugo de naranja, me preparé un café y volví a la cama con el mundo sobre mis piernas (el notebook).

Debo confesar que me alucina internet, me alucina ver como el tema de las comunicaciones ha evolucionado estos últimos años ¡fue ayer que la única posibilidad de tener noticias de alguien era languetear la estampilla para el sobre y esperar semanas! ¿Ahora? Ahora es prácticamente inmediato.

Cuándo me pongo a pensar en mi infancia, me veo sentada alrededor de la mesa del comedor con todos mis hermanos, y mi madre controlando para que le escribiéramos a nuestras abuelas (vivíamos en diferentes países) las felicitaciones pertinentes por Navidad, santo o cumpleaños, o el agradecimiento correspondiente por algún regalo enviado o lo que fuera que la ocasión ameritara. Recuerdo que era a fines de octubre cuándo empezaba la persecución por el “acuérdense de escribir por la Pascua”; cuando uno empezaba a escuhar esa cantinela, sabía que faltaba poco para Navidad.

Sí, han evolucionado las comunicaciones y con ellas el acceso a la información. Definitivamente.

Recuerdo haber pasado tardes enteras en la Biblioteca Nacional (la sala Medina bien vale un viaje, es realmente linda) buscando información sobre algún tema, y no fue hace tanto tiempo (fines de los ’80, inicios de los ‘90) ¿Ahora? Tío Google responde a casi cuálquier pregunta.


Foto de la Sala Medina

1 comentario:

xwoman dijo...

Gracias a la internet nos conocemos!

vivan las comunicaciones!
;)