domingo, 15 de marzo de 2009

Yo quiero un entierro vikingo

Siempre he tenido "honda" con los vikingos, con su mitología, su clima, su entorno... Ni idea las razones porqué hasta dónde yo sé no tengo conexión alguna con ellos, lo más cerca podría ser la sangre vasca que corre por mis venas por parte de padre (bastante diluida por cierto, luego de varias generaciones en Chile), pero es eso, vasca; si me creo lo que más de un tarotista me ha dicho, tal vez sea porque en una de mis vidas pasadas formé parte de ese pueblo como curandera (me ahorro la parte dónde me dicen que en esta vida debo cuidar mi estómago ya que morí asesinada por envenenamiento, está visto que alguien no me quería mucho). Y ya me fuí por las ramas... lo que venía a decir: luego de hacer aseo y planchar, me puse a ver "Outlander", una película dónde mezclan aliens con vikingos. Nunca la había escuchado nombrar pero el tema de los vikingos en su carátula  me sedujo. Confieso algo: ¡me encantó!




Ok. Posiblemente no sea una gran película y jamás se sacará premio alguno, pero es muuuuy entretenida y entiendo que esa es la idea principal del cine: entretener. Eso sí, advierto que puede resultar algo sangrienta, pero es tan ridiculamente fantasiosa que la sangre ni molesta ya que está más que claro que es ketchup de buena calidad. ¿La escena final? un perfecto entierro vikingo que dió pié para el título de este post.

¿La música? ¡Lo mejor! es de Geoff Zanelli y ya la tengo cargada en el ipod ¡amo internet!





No hay comentarios: