martes, 28 de abril de 2009

Las consecuencias de la influenza*...

Confieso que no deja de obsesionarme un poco el temita este de la influenza, pero más que nada por no parar de pensar en que cuál será la verdadera historia de todo esto... ¿Exageración de los medios? ¿pandemia real? ¿la peste negra del siglo 21? ¿negocio de las industrias farmacéuticas ¿culpa de Al Qaeda? ¿acabo de mundo? ¡cuántas historias posibles!

Como sea, leyendo La Tercera me encontré con una nota dónde hablan de una de las consecuencias que está teniendo la influenza y que quieren, debo confesar que no pude evitar soltar la carcajada:

Y hablan de las escenas que están evitando filmar, y de cómo los guionistas están trabajando en las próximas escenas, pensando en cómo evitar el contacto físico.

Es decir, ¿se imaginan como deben estar trabajando los pobres mexicanos tratando de adaptar sus guiones por estos días? ¿cuantos personajes morirán por culpa de la influenza? Al hacerlo, yo no pude evitar soltar la carcajada... después vino la pregunta ¿qué tan grave es este asunto de la influenza? (ojo, es, presente; creo que todos tenemos más que claro en lo que puede llegar a transformarse).


 *Me niego a ponerle el apellido de "porcina" porque pobres chanchos, ellos no tienen la culpa de que los humanos seamos unos pelotudos, ya lo dice el refrán: "la culpa no es del chancho si no de quién le da el afrecho".

domingo, 26 de abril de 2009

La Guerra




(... porque siempre es sano reírse.)

Tarde de Domingo

Me gustan las tardes de domingo tranquila en mi casa. Nada pendiente (ok, casi nada: debería estar haciendo aseo, el depa es un asco), nadie que vaya a llegar a incordiar; libre de hacer lo que quiero y no lo que debo.

Y no es que quiera hacer grandes cosas. Por ejemplo, una típica tarde de domingo sería llegar de la playa tipo 4 – 5 de la tarde, ordenar las cosas (siempre me mandan de vuelta con pic nic y la ropa lavada y planchada), llamar a mi madre (“aló... sí... llegué bien... poco tráfico ... no, no me vine rápido... me demoré lo mismo que siempre... sí, no se preocupe... un beso, la quiero mucho”: por más ridículo que me pueda parecer ridículo y yo ya esté vieja para andar “marcando tarjeta”, lo seguiré haciendo mientras a ella eso la deje feliz y tranquila); después de esas “obligaciones”, me pongo a ver una película, me tiro en la cama a leer, me doy una tina (media tina mejor dicho porque la wea que tengo en el depa es chica y toca encojerse un poco pero es lo que hay y yo soy feliz); o me pongo a escribir como ahora, con una copa de vino (fue parte del pic nic de este domingo) y escuchando al, para mí, nunca suficientemente bien ponderado Bosé de fondo ( ¿¡a quién chucha le puede importar si es maricón o no mientras haga bien su pega?!).




Algunas veces, reviso las agendas y cuadernos viejos que llevo acumulados desde que estaba en el colegio, y me encuentro con frases del tipo “El insuficiente conocimiento del futuro se llama en algunos casos esperanza y en otros incertidumbre” (31.08.04), o “Una señal que diga que aquí se puede tener un hogar y no sólo una casa” (26.11.03); otras son más breves pero precisas, tipo “El care raja casi pierde el avión” (16.10.08) o “Finalmente salí de casa de los M.: primera noche en mi depa” (06.10.2007).

Yo no sé si estaré muy loca, pero cada una de esas palabras desencadena en mí una serie de recuerdos que me hacen reflexionar sobre diversos puntos de la vida, con la perspectiva del tiempo, buscando lo que debo aprender. Esas son las mejores tardes de domingo: cuándo descubro que aprendí la lección.

miércoles, 22 de abril de 2009

Carmina Burana

“... Aquí, sentada en la hierba bañada, rodeada de los animales que a mí se acercan buscando una mano amiga y rehuyendo de los humanos, nuestros enemigos, espero que la noche caiga para salir a bailar bajo la luna llena que ya se vislumbra en el cielo. Espero tranquila sabiendo que todo plazo se cumple, y mientras espero, observo...

La luna llena ya brilla en lo alto, el rumor del mar se siente a lo lejos. Los árboles me hacen invisible a las sombras que rondan las cercanías, seres que llegan batiendo sus negras alas cargadas de ira y miedo. Con su llegada, los aninales huyen despavoridos y yo me refugio en el tronco de una vieja haya, tengo la esperanza de no ser vista por ninguno de ellos.

A los lejos oigo susurrar una palabra,
“¡ron!”; sonido de tan solo 3 letras que encierran fuego, drama y pasión, calor candente que baja por la garganta espantando el frío de las almas solitarias. ¡Ron! sabor de piratas y corsarios, seres con sed de aventuras que se pierden en noches de sueños y pesadillas. ¡Ron! agua de fuego que no deja a nadie indiferente ...“¿Quién quiere que le escancie ron? ron añejado en viejas barricas hechas con las maderas de tu ataúd”, escucho a lo lejos.

Observo atenta como la luna se mueve lentamente en el cielo, y con ella me muevo yo, despacio, cautelosa, busco el olor que me persigue en sueños, ese olor a sándalo y hierba, a sudor y cuero, a ternura y pasión.



Soy parte del paisaje, nadie me ve ¡tampoco quiero que me vean! Me muevo con lentitud y precaución, siguiendo mi instinto, buscando las señales, oliendo las huellas. Invocando a los dioses para que me guíen en esta noche de luz que yo apenas logro ver.

Observo a mi alrdedor y veo una tierra sin horas, sin noches o días; una tierra dónde el tiempo no transcurre, dónde siempre es presente, siempre es noche, siempre es melancolía y soledad y tristeza y abandono. Tierra yerma de sueños y fértil en pesadillas, tierra de alcohol y fatiga, tierra hecha de páginas vacías. Veo sus caras; almas llenas de miedo disfrazadas de ira, almas ansiosas de vida, almas perdidas en un tiempo inexistente dónde sólo el ahora es lo real.

Y la luna brilla sobre nosotros llena de sarcasmo ante estos espíritus perdidos; ríe al ver como buscan su luz para encontrar el camino, y se esconde: las nubes confabulan con ella ocultándola tras sus rechonchos cuerpos. La oscuridad es casi total pero alcanzo a distinguir el camino... “






martes, 21 de abril de 2009

Regresión

“... Soñó que era hombre, y muy malo; lo supo al mirarse las piernas y verse vestida con calzas blancas, zapatos negros de charol con gran hebilla de plata, y pantalones a la rodilla de terciopelo verde.  

Soñó que miraba al suelo y se daba cuenta que estaba corriendo, que corría por su vida. Vió sus calzas blancas manchadas de sangre aunque no supo si le pertenecía.


Soñó que corría por las calles empedradas de Paris, sabía que la multitud que escuchaba furibunda a sus espaldas, iba tras ella, tras él. De alguna forma supo que lo que ese gentío le quería hacer, era el justo castigo por sus actos de maldad. Tuvo miedo, mucho miedo; no por lo que la multitud le haría, si no por saberse capaz de hacer tanto mal que le pareciera justo lo que iban a hacer con él.


Despertó. Rogó a Dios por mantener controlada esa fiera.”



domingo, 19 de abril de 2009

Con Perdón...

OK. Tal vez soy una hereje ¡pero permítanme tener mis dudas!

Confieso que escuchar eso de “una virgen con pilas” en la tienda que hay saliendo a mano izquierda de la iglesia no dejó de producirme cierto repelús.

Debo ser media cuadrada en mi forma de pensar pero la idea de mezclar tanta espiritualidad con las prosaicas pilas no deja de parecerme inquietante. Confieso que faltó poco para que preguntara si las pilas eran eveready o las duracell del conejito, es más, por un instante imaginé a la pobre virgen moviéndose de atrás hacía adelante al ritmo de sus platillos.

Sentada fuera de la iglesia observé pasar a cientos de personas, miraba sus caras y me preguntaba ¿de verdad creen que se les cumplirán sus ruegos por venir el 19 de cada mes? ¿Cuántas esperanzas traen y con cuantas saldrán? ¿Se le cumplirá a alguno sus peticiones? ¿De verdad necesitan toda esta parafernalia para sentirse cerca de Dios?

“Todos venimos a suplicar. Todos los que estamos aquí es porque tenemos problemas” escucho decir al sacerdote por el altoparlante que deja oír afuera lo que se dice dentro de la iglesia. ¿No puede haber alguien que simplemente venga a agradecer? me pregunto yo ¡Pobre Dios! ¡Cuanta paciencia ha de tener con nosotros los humanos! Si yo fuera Él hace rato me habría aburrido de tanto pedigüeño y malagradecido ¡ni siquiera para su cumpleaños lo dejan tranquilo! Esto de ser Dios debe ser agotador ¡trabajo a tiempo completo! Y con eso de los husos horarios ni noche para descansar tiene.

¿Por qué todas estas divagaciones? Pues porque acompañé a mi madre a la misa de San Expedito, el de los milagros rapiditos como repite el cura una y otra vez con voz de promotor radial. “El de los milagros rapiditos”… buen slogan para estos tiempos dónde todo tiene que ser ¡ya! de inmediato, y la paciencia es una virtud que ni siquiera la iglesia parece cultivar.

Sí, posiblemente yo sea una hereje…

jueves, 16 de abril de 2009

Discriminación.

Hoy día me sentí total y completamente discriminada. Paso a contar el motivo...

Para los que no lo sepan, hoy había paro en Santiago; para variar, todo el cahuín toca en el centro y ¡oh! ¡sorpresa! adivinen quién trabaja en el centro... Exacto: yo. Todo normal, pitos, tambores, papel picado y banderas, nada del otro jueves.

Pleno cruce de Huérfanos con Ahumada, voy caminando, veo a los que ¿protestan? (mucho tipo con pinta de junior sacador de vuelta); un tipo de jeans y polera con el Ché Guevara reparte diarios al grito de "¡compañerooos! ¡hay que informarse! ¡sepan como los explotan! ¡compañeeeeros! acércate compañero, ven compañera"... Yo me acerqué, estiré la mano para recibir mi diario para saber como me expoltan y el compadre me dice "tú compralo" ¡y no me dió diario!!!

¡Coño! ¿no promueven la igualdad los gilipollas? El partido comunista perdió mi voto.

lunes, 13 de abril de 2009

Algo que no puedo dejar pasar por alto:




Aunque por años suspiré esperando el día en que el Coyote pillara al Correcaminos... ¡no me lo puedo creer! Por favor ¡por favor! ¡qué alguien me diga que esto es un montaje!

La córnea no me acompaña.

Bien... No soy buena candidata para el lasik. Después de todos los exámenes, hoy a las 7 me dijeron que tengo la córnea muy delgada (más aún considerando mi alta miopía). El doctor me dijo que pensara lo del lente intraocular. He estado investigando, no parece mala opción, salvo por el procedimiento que no deja de recordarme a Kubrick:




Mañana iré a verlo (al doctor) y ya veremos que onda...

domingo, 12 de abril de 2009

Resumen de Semana Santa

No fuí parte de los 200 mil autos que salieron de Santiago.

Ví una película y me enamoré (quiero irme a Australia a arrear ganado).

Renuncié a la mudanza así que opté por ordenar y dar vuelta todos los muebles y algunos cuadros (sí, una vez más; los muros ya parecen queso gruyere).

Reorganicé la música del ipod (en el orden me reencontré con la cebolla de Myriam Hernández y un Peter Gabriel poco conocido).

Estuve con amigos que no veía hacía tiempo (nos reimos viendo fotos viejas).

Planché (odio planchar ¡detesto planchar! ¿valdrá como sacrificio de Semana Santa?).

Cociné (si es que hacer tortilla de papas cocinándolas en el microondas en vez de sofritas se puede llamar "cocinar").

La película...







... y la música.






De momento, nada más que declarar (podría mandarme un par de pelambres y buenos chismes, pero aún es Semana Santa y quiero tener a Dios de mi lado para el examen de mañana).

miércoles, 8 de abril de 2009

Sala de Espera

“Stand by me oohh, by me…” se oye por un parlante que no se ve. Un pedazo de plástico disfrazado de ficus a mi derecha y un viejo que sorbe mocos cada tres minutos (cronometrados) a mi izquierda. Una pared beige delante mío y una mesa larga y estrecha cubierta de “Charlote de Mónaco embarazada”, “En el sexo nunca digo no a nada”, “Moda: ropa vintage”… ¡Ulises sálvame! Pero el sorbe mocos es más fuerte que el alambicado Ulises, y luego de releer por quinta vez…

Blancas tus patas, roja tu jeta.
Y tus magras son buen duras.
Ven al catre conmigo.
Agárrate y besa a oscuras.

…Opto por liberarlo de toda responsabilidad y me dedico a lanzarle miradas asesinas al sorbe mocos que, milagrosamente, termina dándose por aludido sacando un arrugado pañuelo del bolsillo derecho de su pantalón para proceder a realizar una estruendosa maniobra “sonatoria” que desperdiga bichos por doquier.

Ahora el hilo musical publicita un audífono que me permitirá oír por más tiempo y con mejor calidad ¿existirá un algo para poner al mundo en mute? O mejor aún: algún artefacto que aísle ruidos y cada persona pueda elegir que escuchar.

Resignada, tomo una revista, paso las hojas sin leer, por hacer algo con las manos y no empezar a comerme las uñas... ¡Finalmente algo interesante!: "Vinoterapia para el cuerpo y el alma" (por mucho que en ese momento la voz de la radio oculta trate de convencerme que una aspirina al día es lo mejor para mi corazón). Me ofrecen “baño de vino tinto que otorga acción tónica”, “masajes exfoliantes de cabernet sauvignon”, “masajes relajantes hechos en base al aceite de pepitas de uva merlot” mmmm ¿darán de beber un syrah mientras tanto?

Ahora es el turno de Roberto Carlos y su “yo te recuerdo…”: yo le recordaría al gil que me está haciendo esperar que ya tiene media hora de retraso.

Me pongo a contar las luces del techo: 2 focos grandes, 8 halógenos y 3 tubos fluorescentes suplen la falta de ventanas. Y digo yo ¿Por qué no pusieron sólo tubos fluorescentes? ¿O sólo halógenos? ¿O únicamente focos grandes? Se ve bien fea esa mezcla, aunque claro, vaya a saber uno si soy la única ociosa que le da por mirar al techo y contar luces como si fueran estrellas…

Ton Jones canta ahora “no me volveré a enamorar…” ¡difícil hacerlo acá adentro! Esta sala de espera es la antítesis de lo que me parece romántico (y eso que, por suerte, el sorbe mocos ya se fue).

... No me aguanté… toqué el ficus plástico para enderezar una rama ¡y resultó ser de verdad! Increíble como mi mala vista me hace confundir las cosas.

Por el parlante escondido se escucha un coro que canta “llegó la hora de…”, cuando finalmente el oculista se digna a hacerme pasar.

martes, 7 de abril de 2009

Día de cocina

Preparando almuerzo, experimenté otro inconveniente de andar usando anteojos en vez de lentes de contacto (por eso de no lograr calcular las distancias correctamente).

Luego de estudiar por varios minutos mi bien surtida despensa, opté por preparar spaghetti con pavo a la crema, manera elegante de llamar al mejunje  que cociné con el paquete de tallarines y el tarro de crema que me iban quedando (el pavo lo tenía congelado). Todo bien hasta que llegó el momento de tirar los tallarines al agua hirviendo: el cálculo de la distancia que había entre mis dedos y la superficie del agua caliente, me falló. Opto por ahorrarme los improperios que pronuncié en tan álgido minuto.

Aparte de eso, todo bien: me había olvidado lo rico que era cocinar con la música fuerte y una copa de vino.


(Y no, no fue culpa del vino que metiera los dedos al agua hirviendo)

lunes, 6 de abril de 2009

Vicky, Cristina, Barcelona

Este fin de semana ví “Vicky, Cristina, Barcelona”. Debo decir que en conjunto me gustó harto, sobre todo la fotografía y la música aunque el tema no me termina de convencer porqué encuentro lapidaria la frase “sólo el amor que no es satisfecho, es romántico”. Digo, si miro para atrás no me queda más que confirmar la veracidad de esas palabras, pero cuando miro hacia adelante, no quiero hacerlo con tanto cinismo.



Ya me distraje... Se me fue la idea y no sé qué quería decir. Sólo sé que en este momento estoy escuchando a Paco de Lucia y su “Entre dos Aguas” (aparece en la película), y ese punteo con que empieza, y los tambores que llegan y la guitarra como entra y los complementa y todo el diálogo que viene después entre ellos ¡me descoloca!

Creo que es la única música que me hace sentir tantas cosas. Es algo que despierta en mi estómago y hace que mi sangre se mueva más rápido; son recuerdos y sensaciones, es nostalgia y futuro, son alegrías y tristezas... ¡es la vida!

Escuhen esa energía, esa fuerza, esa emoción, esa pasión, ¡es VIDA! ¿No me creen? Escuchen atentamente, sobre todo a partir de los 2:23





domingo, 5 de abril de 2009

¿Cuento corto o cuento largo?

Debería escribir sobre muchas cosas, pero sería de cuento largo y estoy tratando de evitar el cuento largo para ser más concreta.

No hace mucho tiempo atrás, yo me consideraba una persona de cuento corto, concreta, pero parece que no es cierto (lo estoy analizando). Es gracioso, yo siempre he molestado a mi madre por ser de cuento largo; “resuma”, le digo, “no hace falta que empiece desde la creación del mundo”.

¿Y esto a pito de qué? A que me dijeron que soy cuento largo, que me quedo pegada en los detalles y no voy a lo medular. Tal vez sea cierto, lo seguiré analizando, pero ¿no está hecha la vida de detalles?

(... parecen decir la verdad quienes dicen que lo que criticamos en los otros, es lo que nosotros tenemos en las sombras... )

viernes, 3 de abril de 2009

Ya veremos como acaba esto...

Durante los próximos once días, tal vez más, mi visión del mundo será algo parecido a lo que se ve en la foto de la izquierda.

Desde que tengo unos 9 años, soy miope; el "muy" se lo añadí hará unos 15 años atrás.

En lo práctica, la miopía consiste en no ver bién de lejos, y la distancia de ese "lejos"variará de acuerdo al grado de miopía que se tenga; en mi caso, mi "lejos" empieza a 10 centímetros de la punta de mi nariz (lo acabo de medir), y es a partir de esa distancia que yo logro enfocar los objetos. Hasta ahora, he tenido la situación controlada con los lentes de contacto porqué mis anteojos pesan una tonelada, son vidrio poto de botella, como para llevarlos todo el día sobre mi nariz.

¿Porqué no seguir con los lentes de contacto? porque cada vez los estoy tolerando menos, sobre todo con el smog del centro; de las primeras cosas que hago al llegar de la oficina es sacármelos, y eso para mí implica que se acabó el día.

Cuándo uso anteojos siento una inseguridad tremenda porque no veo. O sea, veo pero no con suficiente nitidez, veo las cosas más chicas y no logro calcular las distancias; veo lo que los limites que impone el marco del anteojo me permiten ver.

Decidí probar suerte con el lasik (operación que talla la córnea) y para eso debo pasar al menos 11 días usando sólo anteojos. Hoy ha sido el primero: salí a la calle sólo para comprar pan en el Big Jhon de la esquina, unas botellas de Next y helados de agua. No tengo problema con moverme dentro de la casa, pero no me siento para nada cómoda saliendo a la calle ¡y ni pensar en manejar! Me temo que los próximos días serán bastante largos...

jueves, 2 de abril de 2009

Mi santo se la jugó.

Hoy es San Francisco de Paula, patrón de los viajeros, navegantes y hombres de mar entre otros; y hoy La Colorina ganó la pata entre Wellington (Nueva Zelandia) e Ilhabela (Brasil), tercera atapa de la Portimao Ocean Global Race que debe terminar en Portugal dentro de algunos meses más.


Podría decir muchas cosas sobre que el Desafío Cabo de Hornos haya ganado, pero me da lata caer en el sobajeado "grandes", "ídolos", "son un ejemplo" y bla bla bla tan típico en estas oportunidades; y los "fuuuuu fuuuuuu" que repartí por ahí, los tengo guardados para la próxima etapa. No, no haré eso, en su lugar haré una confesión...


Confieso  lo sorprendida que me tiene Felipe con la asiduidad y constancia con que ha estado publicando el desarrollo de la regata en su blog... ¡no lo puedo creer! Recuerdo varios años atrás, cuándo yo trabajaba para él haciendo la revista de Marina del Sur... ¡era un parto lograr que me pasara la editorial!, y casi siempre teníamos problemas con la cantidad de palabras: o eran muchas o eran pocas. ¿De qué hablaba en ellas? de construir sueños respondería yo para resumir; hoy abrí una de esas revistas al azar (las guardo como hueso de santo) y lo primero que leí fueron las últimas palabras de su editorial de noviembre del 1996 : "Algunos sueñan con el éxito, otros se levantan más temprano".

¿Conclusión? creo que empezaré a poner el despertador más temprano luego de ver los resultados de La Colorina en esta última pata!!!