viernes, 3 de abril de 2009

Ya veremos como acaba esto...

Durante los próximos once días, tal vez más, mi visión del mundo será algo parecido a lo que se ve en la foto de la izquierda.

Desde que tengo unos 9 años, soy miope; el "muy" se lo añadí hará unos 15 años atrás.

En lo práctica, la miopía consiste en no ver bién de lejos, y la distancia de ese "lejos"variará de acuerdo al grado de miopía que se tenga; en mi caso, mi "lejos" empieza a 10 centímetros de la punta de mi nariz (lo acabo de medir), y es a partir de esa distancia que yo logro enfocar los objetos. Hasta ahora, he tenido la situación controlada con los lentes de contacto porqué mis anteojos pesan una tonelada, son vidrio poto de botella, como para llevarlos todo el día sobre mi nariz.

¿Porqué no seguir con los lentes de contacto? porque cada vez los estoy tolerando menos, sobre todo con el smog del centro; de las primeras cosas que hago al llegar de la oficina es sacármelos, y eso para mí implica que se acabó el día.

Cuándo uso anteojos siento una inseguridad tremenda porque no veo. O sea, veo pero no con suficiente nitidez, veo las cosas más chicas y no logro calcular las distancias; veo lo que los limites que impone el marco del anteojo me permiten ver.

Decidí probar suerte con el lasik (operación que talla la córnea) y para eso debo pasar al menos 11 días usando sólo anteojos. Hoy ha sido el primero: salí a la calle sólo para comprar pan en el Big Jhon de la esquina, unas botellas de Next y helados de agua. No tengo problema con moverme dentro de la casa, pero no me siento para nada cómoda saliendo a la calle ¡y ni pensar en manejar! Me temo que los próximos días serán bastante largos...

No hay comentarios: