jueves, 11 de junio de 2009

Plaza Vergara 2008

Estas fotos las tomé el año pasado en Viña del Mar y de alguna forma, especialmente hoy, me obsesionan; siempre que las miro una pregunta me persigue: ¿cómo llegó ella hasta ahí?... “Trepando”, podrá responder algún graciosito, y sí, obvio que trepando, pero yo voy más allá ¿qué hace a una persona querer morir? ¿ir contra el instinto más fuerte que tenemos? (dicen que es el de supervivencia).

No sé si se notará en las fotos, pero esa mujer estaba subida allí dispuesta a matarse; sin zapatos, estaba lista para poner su pie en los cables de corriente y morir electrocutada. Si observan bien verán que ella es joven, no creo que tuviera más de 22 o 23 años. Nunca supe su nombre, nunca supe si murió: no me quedé a esperar el desenlace. Confieso que fui cobarde y huí.

Tomé la foto por impulso; en un momento me observé desde “afuera” y me enojé conmigo misma al ver lo que estaba haciendo, me sentí ave carroñera.

Alguna vez estudié periodismo, pero cuando me faltaba poco más de un semestre para terminar dejé la carrera; “te vas a arrepentir” me dijeron, yo respondí que no. Cuando me descubrí tomando esa foto, confirmé una vez más que había tomado la decisión correcta.

Y ojo que no pretendo entrar en polémica con ningún periodista, es simplemente que yo no tengo lo que se necesita para hacer bien ese trabajo, o al menos lo que los medios (léase diarios, TV o radio) buscan.


(Hoy me enteré que un tipo al que alguna vez conocí, se suicidó)

No hay comentarios: