sábado, 18 de julio de 2009

Mudanza

Hoy encontré la que será mi próxima casa; debería decir departamento porque eso es lo que es, pero la palabra casa la siento más "hogareña" (debe ser por aquello de "¿cuándo vai pa' la casa?").

Estoy feliz, tiene vista. Voy a tener espacio para dejar correr la mirada más allá del muro gris que veo ahora cada día al levantarme; voy a poder empezar a dejar volar la imaginación nuevamente ¡y voy a tener cientos de alternativas dónde curiosear! (debo recordar robarle los prismáticos a la mamá).

Otro punto a favor: quepo en la tina con las piernas estiradas. ¿Cómo lo sé? me probé la tina, obvio. La pobre corredora de propiedades tiene que haber pensado que estaba loca, pero da lo mismo; ella me pareció loca a mí cuando se fue de narices contra la ventana de la terraza pensando que estaba abierta...

Bue... como sea: estoy feliz porque el 1 de agosto (tal vez antes) me iré del suelo al cielo ¡y tendré sol! (debo comprar plantas para la terraza)

No hay comentarios: