viernes, 11 de diciembre de 2009

Thurisaz

"Es la fuerza cósmica que destruye o que nos defiende, la que nos ayuda a despertar; llegó la hora de iluminar nuestra experiencia para que todo lo importante brille adecuadamente. Es por eso que nos habla de la puerta, es necesario mirar con distancia para contemplar nuestros procesos y así estar preparados para atraversar el umbral, revelando lo oculto y exponiendo los tesoros que conservamos, muchas veces sin nustro propio conocimiento.
Forma parte del ciclo de iniciación, dónde actúan profundas fuerzas de transformación; punto dónde nuestra vida completa descansa a nuestras espaldas, y nuestra perspectiva nos permite visualizar lo que viene más adelante preparado para nosotros de forma exclusiva. Toca detenerse, revisar el pasado y sus vivencias para integrarnos con mayor experiencia a lo que viene. Todo radica en nuestra actitud, debemos contar con la claridad para sentir de la manera más profunda y sencilla. Hay que asumir la existencia de un proceso de contemplación, dónde observemos cómo debemos actuar sin engañarnos por asumir una u otra postura ante nuestra propia existencia. Hay que ser fuerte y no engañarse buscando falsos motivos para impulsar nuestros actos.


Visualice una puerta encima de un cerro. Su vida yace detrás y debajo suyo. Antes de atravesarla, deténgase y revise su pasado, el aprendizaje y las alegrías, las pruebas y las tribulaciones, todo lo que ha vivido para llegar a esta etapa. Bedígala y libérese de todo, porque al hacerlo reconocerá lo que verdaderamente le pertenece: su poder en el Universo. Luego, cruce el portal.


Profundas fuerzas de transformación están trabajando a través de esta runa cíclica, aquí está siendo enfrentado con el verdadero espejo de lo que está sucediendo dentro suyo, con lo que debe ser expuesto y examinado antes de emprender la acción que lo llevará al éxito.

No hay comentarios: