domingo, 6 de diciembre de 2009

No se me ocurre cómo titularlo

De chica viví muchos años en España, en Madrid para ser más exacta, y más de una vez me tocó ver a los ovejeros llevabando sus ovejas de un lugar a otro por la meseta Castellana. Muchas veces, las veía cerca de la carretera, caminando tranquilamente entre ladridos y silbidos, viviendo a su ritmo en su propio tiempo; los podías ver venir a lo lejos, serpenteado por la ladera de alguna colina, ver como se acercaban a la carretera, la cruzaban (nunca ví un accidente), y desaparecían por el otro lado.

Los perros eran lo mejor, los veías que estaban ocupados trabajando, tenían cara de estar muy concentrados, y por mucho que los intentaras distraer llamándolos u ofreciéndoles comida, no había caso, con suerte lograbas que te miraran con cara de "¡Hey! no jodas ¿no ves que estoy ocupado?".

¿Y esto a pito de qué? pues a raíz de este video:



Me parece alucinante el trabajo de los perros y la compenetración que existe entre ellos y los ovejeros...

No hay comentarios: