martes, 17 de agosto de 2010

¿Mi penitencia? Hacerlo Público

Ayer en la tarde escribí esto:
"Segundo día sin fumar. Confieso que casi no lo logro: tenía los $100 listos para comprarle un Belmont suelto a la vieja del kiosco de Bandera con Huérfanos.... era una moneda nuevecita de paquete, como habría dicho Don Francisco en otra época; brillante, preciosa, igual a los euros que tantas veces han reemplazado... ¡linda la moneda de $100! Mientras sobaba la moneda entre mis dedos, en mi cabeza se daba la clásica lucha entre el bien y el mal: “es sólo un pucho, no pasa nada”, “un sólo pucho también es fumar”, “nadie lo va a saber”, “yo lo sabré”,  “es sólo uno”, “por uno se empieza, es como la wea de sólo la puntita”, “no pasa nada, te lo mereces como premio ¡piensa que haz logrado estar casi 48 horas sin fumar!”...
Con verguenza debo decir que hace un rato escribí esto:
"... y me metieron la puntita: esta mañana compré una cajetilla de Kent 4 silver de 12 (las de luca). Me falló la fuerza de voluntad. Con la excusa de la conversación de anoche, está mañana di rienda suelta a mis más bajos instintos y fumé. Y he seguido fumando durante el resto del día..."
...  Allá vamos de nuevo, está vez sí lo voy a lograr.

No hay comentarios: