sábado, 18 de febrero de 2012

¿Kindle? sí, gracias

El Kindle es feo, lento para navegar en internet, cuando los libros no están en MOBI (formato que usa para sus libros) se vuelven casi ilegibles al agrandar mediante zoom; tampoco sirve para leer PDF’s  aunque ellos digan que sí porque se pierde el formato, la letra se ve chica y agrandar tipografía corta las páginas. Eso, sin contar que muchos textos en PDF's son copias fotoestáticas y por lo tanto no se pueden ampliar la tipografía. Por último, el Kindle es poco amigable y lento a la hora de buscar algún libro en la biblioteca (ni menciono que las páginas sólo se ven en blanco y negro así que toca olvidarse de los libros con fotos).

Esos serían, según yo, los grandes “peros” que yo le veo al Kindle, y a pesar de ellos me declaro una fanática del aparatito por varias razones que se pueden resumir en una: es lo más parecido a un libro sin serlo.

Si usted es lector compulsivo como yo, esto es lo que más apreciará del Kindle:

- Su batería dura días (por no decir semanas) dependiendo del uso que se le de, y si uno es lector intensivo aprecia no tener que estar buscando un enchufe cada 24 horas (o menos).

- Su pantalla es un agrado para los ojos, es lo más parecido al papel que he visto. En este punto, la publicidad no miente, uno puede estar leyendo por horas y la vista no se cansa más que al estar leyendo un libro de “verdad”.

- El Kindle no tiene pantalla iluminada, y eso ayuda a que la luz del sol no moleste para leer y sea un excelente compañero de playa (si no quiere que se le llene de arena, métalo en una bolsa ziploc transparente, será picante pero es muy práctico).

- Es liviano y abulta poco, lo que se traduce en que puede leer un libro de 500 páginas sin que se le cansen los brazos o se disloque un hombre por andarlo trayendo en la mochila.

- Al ser una inutilidad para navegar en internet, no se distraerá sapeando Twitter, revisando mails cada 5 minutos o googleando cada idea que se cruza por su mente.


kindle-2012-02-18-17-41.jpg

Una recomendación:

Junto al Kindle, Calibre es indispensable. Es un software gratuito que puede descargar aquí : sirve de “biblioteca” además de convertir diversos formatos de archivo en MOBI (usado por Kindle), EPUB (usado por iPhone, iPad), etc.

P.D. No caiga en el Kindle Fire, lo estuve probando y por mucho que Amazon diga que es el equivalente barato al iPad, no le llega ni a los talones.

No hay comentarios: