lunes, 28 de mayo de 2012

Barcos con historia: USS Constellation

Confieso que me quedo gustando eso de buscar la historia de los grandes veleros que aún se encuentran a flote. Luego de la Esmeralda, me puse a investigar sobre el USS Constellation, un barco que tuve la suerte de poder visitar en Baltimore (ciudad portuaria a menos de una hora de Washington DC) y que, según yo, había servido para el transporte de esclavos; con sorpresa descubrí mi tremenda equivocación: el barco que tan aprensivamente yo había visitado, imaginando todo tipo de escenas dantescas relacionadas con el esclavismo, jamás participó en el tráfico de personas, es más, fue el buque insignia del Escuadrón Africano, flota encargada de poner freno a la brutal práctica de secuestrar africanos (valga la redundancia) en su tierra natal y llevarlos de contrabando a Estados Unidos una vez que se prohibió la “importación” de esclavos desde África (el paso previo a la abolición en 1865).

 El USS Constellation fondeado en Baltimore, se construyó casi como una réplica de la primera Constellation, embarcación que tuvo activa participación en la cuasi guerra de Estados Unidos contra Francia (1798 – 1800) logrando, entre algunas cosas, capturar a “L’Insurgente”, la fragata más rápida de la armada francesa en esos años y que contaba con 36 cañones, y derrotar a “La Vengeance”, un gran buque de guerra con 54 cañones. En 1853 este barco fue desguazado y con parte de sus restos se inició la construcción de lo que sería el último buque de guerra a vela fabricado en Estados Unidos: se diseño con una batería de 23 cañones, una tripulación de 285 hombres, y dimensiones similares a las de su predecesora (desplazamiento de 1.278 toneladas, una manga de 41 pies y eslora de 163 pies).

Algunas de las aventuras vividas por en el USS Constellation fueron lograr capturar tres naves durante su primera asignación (buque insignia del Escuadrón Africano), ser el primer buque en capturar un barco de La Unión durante la Guerra Civil, servir de transporte de alimentos durante la hambruna declarada en Irlanda luego de la pérdida de todas las cosechas de papas por un hongo en 1845 y que costó la vida a más de un millón de personas además de haber causado la emigración de, al menos, otro millón más.

El USS Constellation también sirvió como Buque Escuela para la Marina Estadounidense durante la Primera Guerra Mundial y más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, fue usada como Buque Insignia por el Almirante Ernest J. King.

En Octubre de 1946 el USS Constellation fue trasladada a Boston con la intención de restaurarla, pero la falta de fondos atrasó el proyecto. En 1955 la ya centenaria nave fue llevada a Baltimore dónde, en un dique seco flotante, se pretendió restaurar una vez más. Con poco dinero y sin fondos del gobierno, pasó más de una década antes de lograr sacar adelante los trabajos. Durante ese tiempo, los restauración llevada a cabo, buscó que la nave se pareciera lo más posible a la primera Constellation, construida en Baltimore en 1797. En 1968 el barco fue trasladado a la dársena interior dónde pasó a formar parte del eje central en el esfuerzo por revitalizar la ciudad. A falta de fondos para su mantención hizo que la podredumbre hiciera estragos en ella y sufriera graves daños en su estructura. Finalmente, por decisión del Congreso de Estados Unidos y a un costo de más de nueve millones de dólares, la USS Constellation fue sometida a un completo plan de restauración que culminó en 1999."


viernes, 18 de mayo de 2012

Esmeralda: la primera paga la sexta

Se viene otro 21 de mayo, y una vez más en Iquique se revivirá el hundimiento de la corbeta Esmeralda dónde murió Arturo Prat luego de gritar “al abordaje muchachos”, haciendo que su arenga de “¡Muchachos ,la contienda es desigual! Nunca nuestra bandera se ha arriado ante el enemigo, espero pues que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Mientras yo esté vivo, esa bandera flameará en su lugar, y os aseguro que si muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber. ¡Viva Chile !”, pasase a la historia. Pero no es de esa Esmeralda que quiero hablarles, y tampoco de Arturo Prat, para eso existen miles de libros de historia, yo voy a contarles un par de “cosillas” sobre la sexta Esmeralda (sí, ya vamos en la sexta).

La Esmeralda, el actual Buque Escuela de nuestra Armada, también conocido como Dama Blanca, es un bergatín goleta de 4 palos con velas cuadras en el trinquete y velas cuchillas en el palo mayor proel, mayor popel y mesana. Suena bonito ¿cierto?; vamos a datos más “terrenales”, por ejemplo ¿cuantos saben que la mayor altura de sus palos es de 48,5 metros o el equivalente a un edificio de 16 pisos aproximadamente? ¿que el número de sus velas es 29 con una superficie vélica de 2.870 metros cuadrados similar a la mitad de una cancha de fútbol reglamentaria?

Más números: actualmente la Esmeralda se encuentra realizando su viaje de instrucción número 57 dónde dará la vuelta al mundo navegando 30.414 millas náuticas en 260 días aproximadamente, siendo esta la segunda travesía más larga luego de la realizada en 1988. Su tripulación esta compuesta por 321 personas: 287 hombres y 34 mujeres y este viaje es la segunda travesía realizada por una tripulación mixta (la primera fue el 2011).

La razón de que este 2012 se realice un viaje más largo de lo habitual, es que a partir del 2013 la Esmeralda será sometida a reparaciones mayores durante 3 años, lo que implica que las próximas travesías no podrán superar los 5 meses, disponiendo así de los bloques de tiempo necesarios para poder trabajar en los astilleros de ASMAR los meses restantes.

El casco de la Esmeralda se empezó a construir en 1946 en Cádiz, España, con la intención de convertirse en el Buque Escuela español con el nombre de Juan de Austria (hijo natural de Carlos V). En 1947 un incendio destruyó el astillero dónde se construía y los trabajos del Juan de Austria se detuvieron. El nivel de cesantía que produjo en Cádiz el incendio, hizo que en 1951 el gobierno español se hiciera cargo del astillero, y aquí viene lo entretenido de cómo el Juan de Austria se transformó en la Esmeralda: España le debía mucho dinero a Chile por los millones de toneladas de salitre que habían importada para recuperar su agricultura devastada por la Guerra Civil, y ante la imposibilidad de pagar el crédito con dinero, España ofreció pagar en productos manufacturados, lo que es aceptado por Chile; es dentro de esos “productos” con que España pagó la deuda del Salitre a Chile, que el Buque Juan de Austria se convirtió en la Esmeralda. De alguna forma se completó el círculo: la primera Esmeralda se hundió defendiendo el salitre con que se pagó la sexta.

Un último dato anecdótico: el Embajador de Chile en España que representó al gobierno chileno en el contrato de compra del buque Esmeralda el 23 de octubre de 1952 en Madrid, fue Luis Subercaseaux Errázuriz, diplomático y atleta quién fue el primer chileno y el primer sudamericano en participar en unos juegos olímpicos modernos, los de Atenas en 1896.

esmeralda-2012-05-13-22-28.jpg