lunes, 16 de abril de 2012

Mar de palabras

¿Alguna vez se han parado a pensar en la cantidad de palabras que usamos en la vida diaria cuyo origen está en la navegación? Es sorprendente.

Yo lo hice la otra noche luego de escuchar en las noticias algo referente a los “escollos” que había superado no sé quién para llegar a no sé dónde (me quedé pensando en la palabra “escollo” y dejé de prestarle atención a la noticia), y empecé mi análisis: de los tantos que usan la palabra “escollo” para referirse a algún problema o contratiempo, ¿cuantos conocerán el significado original?. Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE para abreviar), escollo es –y cito literal– “un peñasco que está a flor de agua o que no se descubre bien”. De acuerdo, alguna relación existe entre ese peñasco en el agua, y algún inconveniente (si no que le pregunten al capitán del “Concordia”), pero pocos saben que “escollo” se refiere a roca y no a problema.

¿Qué me dicen de “flete”? ¿cuantas veces hemos visto la camioneta con el cartel de “se hacen fletes” estacionada a la salida de alguna ferretería o feria? Hagan la prueba, pregúntenle a cualquier chofer dedicado al rubro por el significado original de la palabra, a ver cuantos se aproximan, así sea lejanamente, al mar y la navegación a la hora de dar su definición. Según la RAE, flete es el “precio estipulado por el alquiler de una nave o de una parte de ella. Carga de un buque”. De nuevo nos acercamos, el concepto se mantiene aunque el medio cambia (no fletan el barco si no que la camioneta).

Otra palabra: fondear. Qué levante la mano (plagiando a Américo) quién no haya usado o escuchado usar nunca esa palabra sin estar ni remotamente cerca de un ancla. Seguro que son varios. me atrevería a apostar doble contra sencillo que si empiezan a preguntar por el significado de “fondear”, más de alguna persona les dirá que quiere decir algo parecido a esconderse, y se sorprenderán cuando les diga que, según la RAE, fondear es “asegurarse por medio de anclas que se agarren al fondo de las aguas o de grandes pesos que descansen en él”, entre otros varios significados todos ellos relacionados con el mar y ninguno con esconderse. Aquí no logro ver la relación entre anclar y esconderse...

Y así como tenemos palabras náuticas incluidas en nuestro vocabulario cotidiano, también existen expresiones nacidas en el mar y que aplicamos en nuestro día a día. ¿Algunos ejemplos? fácil: “un golpe de timón” (usada por los políticos en campaña electoral), “capeando el temporal” (predilecta en época de crisis), “tocaron fondo” o “irse a pique” (las acciones de La Polar), etc.

Hagan el ejercicio, escuchen de verdad las noticias, a las personas con quienes hablen, y se sorprenderán de la cantidad de palabras náuticas que descubrirán sonando a su alrededor así estén en lo alto de un cerro. Créanme, son “caleta”...

5498134919_9f2a9b2194-2012-05-3-19-04.jpg



No hay comentarios: