miércoles, 17 de octubre de 2012

¿Quién da más?

En el cable, en el canal A & E, dan una serie que se llama “¿Quién da más?” (“Storage rooms” en inglés) y cada vez que la veo no puedo dejar de pensar en las cosas que dejé guardada en una de esos bodegas en Estados Unidos y que vaya a saber uno dónde estarán ahora... ¿también lo habrán rematado como en la serie?

Para muchos, pueden haber sido “mugres”, para mí no lo eran. Lo que más me duele haber perdido es un cuadro que hizo mi madre cuando yo tenía unos 10 años y que me acompañó siempre durante los últimos 34 cumpleaños: era una tarjeta de navidad a la que ella le hizo un marco de estaño labrado sobre una base de madera dónde yo escribí la dirección de dónde vivíamos en esa época: Calle Cantalejos nº5, 9 D, Puerta de Hierro, Madrid, España. También había una foto de ella con la gata y otra de mi ahijada preferida. También hecho de menos un cuaderno forrado en papel floreado dónde juntaba recetas y una cortaplumas suiza con mi nombre grabado, “Conqui”, que me acompañó en todas mis aventuras de los últimos 20 años. ¿Qué más había? una capa de terciopelo comprada en Venecia, una chaqueta de cuero que me traje de Florencia, un chaleco noruego súper abrigador, mi falda larga de “señorita Rotenmeyer”, mi bolsa floreada que usaba para los fines de semana, varios libros, casi toda mi ropa y todas mis ilusiones.

No hay comentarios: