martes, 15 de julio de 2014

Hábitos

Dejar que los dedos se muevan solos, tratar de recordar cada idea que pasó por mi cabeza ese instante previo a quedarme dormida ¿se han dado cuenta que siempre son las más geniales? las mejores frases de inicio, los recuerdos más detallados, los sueños más inspirados y las palabras más certeras. Minuto dorado de la imaginación ¿inspiración? alas del inconsciente que inicia su vuelo diario en nuestros sueños.

“Si te he visto no me acuerdo”, “6 cigarrillos”; uno para allá y otro para acá… divertido escribir sobre cigarrillos cuando se supone que dejé de fumar. Décimo cuarto intento ¿el último? No hay nada seguro en este vida, sólo la muerte… ¡puta la frase manoseada! Poca imaginación ¿serán los dos meses sin fumar?

Incongruencias, sólo incongruencias… cualquiera diría que es medianoche y te tomaste la botella de vodka completa junto a un buen par de porros ¡el sueño del pibe! pero no, nada de eso: ni siquiera son las 10 de la mañana, ya estoy duchada, vestida, con la cama hecha, la pieza ordenada y desayunada: café con leche y tostadas con mermelada ¡ah! y jugo de naranja ¡muy importante! Se supone que es bueno por la vitamina C y porque me ayuda a cagar, lo de la vitamina C no lo tengo claro y a cagar no me ayuda (sí, cagar, con todas sus letras, nada de eufemismos tipo “ir al baño), pero ya son tantos años que llevo tomándolo que un desayuno sin él no es desayuno ¡benditos hábitos que hacen sentirnos cuerdos! Tal vez por eso soy tan volátil, tengo pocos hábitos:
- Abrir los ojos y pensar ¿sigo aquí?
- Estirar la mano, tomar el frasco con gotas para los ojos, ponerme las gotas para los ojos.
- Bajarme de la cama poniendo primero el pie derecho en el suelo por eso de empezar el día con buen pie, aunque debo decir que son simples supercherías porque en los últimos 10 años que lo llevo haciendo me he dedicado a meter la pata, o al menos eso me han dicho cada vez que me he separado (2 según yo, 3 según mi madre, le discuto que el peruano no cuenta y lo achaco a la crisis de los 40), renunciado a un trabajo (7) o despedido de un trabajo (3).
- Ir al baño, abrir el grifo del lavamanos, sacarme la placa (es para que no se me caigan las paletas que tengo sueltas luego de haber aterrizado con la cara en el suelo años atrás), enjuagarme la boca, escupir, lavar la placa, hacer pipí, mirar el color del pipí y pensar “que oscuro es el primero d ella mañana”, tirar la cadena, ponerme la bata, volver a la pieza, hacer la cama, bajar a tomar desayuno.
- Cambiarle el agua a la gata, rellenar su platito con comida, darle su leche y pensar “esta es la mejor parte del día” al verla esponjarse y relamerse satisfecha de la vida el segundo antes de meter su lengua rasposa en la leche.
- Calentar el agua, tostar el pan, tomarme el jugo: desayunar.
- Sentarme en el WC, tratar de cagar (lo de Activia es publicidad fraudulenta, al menos conmigo no funciona como debeiera desde que dejé de fumar), ducharme, vestirme.

Con eso, terminan mis hábitos hasta la mañana siguiente, y lo que pasa conmigo desde que termino de vestirme hasta que vuelvo a ponerme pijama en la noche, sólo Dios lo sabe.



No hay comentarios: